Obligado y la Doctrina Monroe

OBLIGADO Y LA DOCTRINA MONROE

Se menciona muy a menudo la doctrina Monroe cuando se habla de conflictos con países europeos, pero existe un gran desconocimiento de lo ocurrido respecto a la aplicación de dicha doctrina, en relación nuestro conflicto internacional ocurrido con dos potencias del viejo continente.

La doctrina mencionada nace en 1823 cuando el presidente de los EEUU James Monroe en un mensaje dirigido al Congreso de su país el 2 de diciembre de ese año, expuso los fundamentos referentes a la colonización del territorio americano, atento a que las potencias europeas realizaban una política destinada a extender su sistema económico y político a las nuevas repúblicas del continente sur americano.

Dicho mensaje sin mencionar país alguno, hacía referencia a las naciones europeas que pugnaban por imponer un representante de la monarquía reinante en nuestro país o caso contrario sembrar a través de cualquier medio el pensamiento monárquico en la constitución que intentaba establecerse y de ser posible de toda América..

Ese fue el motivo por el cual el presidente mencionado expresó que: “dada su condición libre o independiente que han alcanzado, – (se refería a los países de América del Sur)- no deben ser considerados en adelante como sujetos a colonización por ninguna potencia europea”, para agregar como una clara advertencia que “no podría ver ninguna interposición por una potencia europea con el propósito de oprimirlas o de controlar de cualquier otra manera sus destinos, sino como una manifestación de disposiciones inamistosas hacia los Estados Unidos.”

Se adelantaba así a cualquier tipo de intervención en la política de los países americanos. Lamentablemente la eficacia de su aplicación como instrumento de protección a los nuevos países americanos no tuvo los resultados que éstos esperaban, porque ella no tendría aplicación en tanto no amenazara la seguridad de EEUU, porque a doctrina Monroe no era un compromiso internacional sino una política de ese país a aplicar cuando lo juzgara conveniente y sin pedir permiso a nadie.

Pueden mencionarse como hechos concretos la ocupación de las Islas Malvinas por Gran Bretaña en 1833, a tan solo diez años de haber pronunciado el mensaje protector de la soberanía de los nuevos países y donde ese acto de usurpación no tuvo una sola palabra condenatoria por parte del país del norte, al igual que cuando en 1838 Francia declaró el bloqueo de Buenos Aires para presionar sobre el gobierno argentino.

La llamada doctrina Monroe tampoco parece haber existido cuando se llevó a cabo el atropello de los anglo franceses en 1845, generando la gran Gesta de Obligado durante el gobierno de Rosas, que culminó con los tratados de paz impuestos por el gobierno argentino.

No fueron pocos los periódicos en el orden mundial que se hicieron eco del conflicto que se avecinaba con las potencias europeas, algunos por conveniencia a la política de su país como el “Post” de Washington o el popular “New York Herald”.

Fue el New York Sun”, el que comentó en su edición del 13 de agosto de 1845, la situación que se vivía en el Río de la Plata con motivo de la intervención europea en un conflicto que era netamente local, culpando a Francia e Inglaterra por su intromisión en el comercio de la región. Comentario que no pudo ser más ajustado a la realidad ya que por la ubicación del autor, difícilmente estuviera influenciado en el análisis de la situación.

Lo que nadie dijo en ese momento es que dicha doctrina no se aplicó, porque no afectaba los intereses de la nación creadora, tal como lo sostuvo nuestro Ministro de Relaciones Exteriores Estanislao Zeballos, que el 10 de diciembre de 1913 llamó a dicha doctrina “actitud Monroe”, porque de la actitud de aquella nación dependía su aplicación o no.

Queda claro entonces que la doctrina Monroe estuvo dirigida a los países europeos para que ninguno de ellos interfiriera en la región al considerar a “América para los americanos” o si se prefiere para los norteamericanos.

Por eso es que analizado desde ese punto de vista y a la distancia de los hechos mencionados, al igual que cuando el conflicto de Malvinas o del bloqueo Francés, se llega a la conclusión que dicha doctrina se aplicó únicamente cada vez que afectó los intereses de los EEUU.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>